La chatarra electrónica y la concientización

El Colegio Central Universitario realizó la 4º Campaña de Recolección de Basura Tecnológica. Esta campaña, además de aportar una solución sobre los aparatos en desuso, busca incentivar la solidaridad y propende a la alfabetización científica.

El último sábado de septiembre el Colegio Central Universitario “Mariano Moreno” (CCU) realizó otra edición, la cuarta, de la Campaña de Recolección de Basura Tecnológica. Puntualmente, la acción fue organizada por la Comisión Ecológica de Creando Acciones Solidarias (CAS) -una experiencia de educación popular y extensión del CCU-, y el Departamento de Ciencias Naturales. “Cada año venimos trabajando con un nivel mayor de profundidad, en este proyecto que aporta un grano de arena a mitigar el problema de la basura tecnológica.”, dice la profesora Virginia Carrillo, coordinadora del CAS y a cargo de este proyecto junto a las profesoras Natacha Benavente y Carolina Aragón. “Al avanzar tan rápido la tecnología, ésta queda obsoleta también rápidamente, ¿y qué hacemos con todos esos dispositivos, que no sea depositarlos en un relleno sanitario donde, además de contaminar, no pueden recuperarse los materiales con los que están hechos y reciclarlos?”, se pregunta la profesora en una entrevista realizada por Xama, la señal de TV universitaria, para el programa “Universidad y Sociedad”.
La campaña se utiliza también para la producción de conocimiento, y es aprovechada desde la cátedra de Ciencias Naturales para la alfabetización científica. Carolina Aragón, docente de la cátedra, así lo explica: “Desde las áreas curriculares se hace un estudio de cómo llegan las distintas partes de los RAE (residuos de aparatos electrónicos) al ambiente. Si los arrojan a los rellenos sanitarios, cómo es la incidencia de algunos metales pesados, como por ejemplo el plomo de los monitores, en el suelo, el agua y en los sistemas biológicos del cuerpo humano. De esta manera, los chicos estudian el impacto en el ambiente y en la salud a corto, mediano y largo plazo”.
El sábado 24 de septiembre, desde muy temprano, los alumnos que participaron en este proyecto comenzaron a recibir en la escuela elementos tecnológicos, electrónicos y eléctricos en desuso (monitores, pc, cargadores, televisores, teclados, CPU, impresoras, teléfonos celulares y muchos más). Diferentes estudiantes de 5º año expresan: “Generar conciencia social es la idea principal de esta campaña, a partir de comprender lo mucho que contaminan estos residuos”; “tomar conciencia de cómo dejamos atrás rápidamente algunas tecnologías para pasar a otras, y de qué hacemos con lo que va quedando, es muy importante”. En cuanto a la solidaridad, otras alumnas agregan: “Saber que una pequeña inversión de tiempo puede generar grandes cambios, es un gran incentivo para participar y estar activos”.

recoleccion-de-basura-tecnologica-3
Recuperar, reciclar, reutilizar

“Lo que se recolecta antes de ser ‘residuo’ pasa por varios filtros”, cuenta la profesora Carrillo. Parte del material que se recolecta puede seguir siendo utilizable, como el caso de que alguien simplemente ya no quiera usar un teclado, un monitor u otro objeto, éstos se clasifican como “en uso” y son seleccionados, junto con otros materiales ya en desuso por el personal de los Centros de Reacondicionamiento de Computadoras de la provincia, quienes se lo llevan para a su vez utilizarlos como repuestos en sus talleres donde enseñan a chicos sanjuaninos a arreglar computadoras. Luego los docentes y alumnos de los CAJ (Centro de Actividades Juveniles) de las escuelas secundarias, retiran partes, componentes y repuestos que puedan servirles en los talleres de Robótica. “Se trata de alargar la vida útil de los elementos electrónicos; cuando alguien ya no quiere tenerlos en su casa porque no los usa o no los necesita y a otros les sirve para desarrollar alguna tarea. Estas son instancias previas antes de convertirse en residuos propiamente dichos”, dice la profesora.

recoleccion-de-basura-tecnologica-2
Reciclaje en Mendoza

Todo lo que queda es trasladado en camiones, puestos a disposición por el Municipio de la Ciudad de San Juan, consciente del problema que generan estos residuos electrónicos, y llevado a Mendoza, a una empresa recicladora. “Esta empresa mendocina, privada, nos recibe gratuitamente los residuos, porque en realidad este trabajo que ellos hacen es pago, es decir cobran por recibir la basura tecnológica y darle un tratamiento responsable para devolver al circuito productivo todo lo reciclable. Allí se hace un proceso de reciclado básico: se separa vidrio, plástico. Luego se hace una extracción más fina de los metales que puedan tener los componentes electrónicos, de plata, oro, cobre, aluminio”, especifica Virginia Carrillo.
La campaña fue un éxito ya que antes de lo esperado lograron llenar los tres camiones dispuestos para el transporte, totalizando aproximadamente. 10.000 kg de residuos. Este año contaron, además del apoyo de la Municipalidad de la Ciudad de San Juan, con el aval del FesTecA, el Festival de Tecnologías Ambientales organizado por la Secretaría de Estado de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Provincia de San Juan, y otras instituciones y organismos.

recoleccion-de-basura-tecnologica-1

recoleccion-de-basura-tecnologica-5

recoleccion-de-basura-tecnologica-4

 

Ver sobre este tema en “Universidad & Sociedad”, programa emitido el 17/09/2016.