Volver a la tierra

Comparte

La UNSJ en conjunto con la Red Protierra busca reglamentar la construcción con tierra para que las familias sanjuaninas tengan una opción sustentable, segura y accesible para obtener una vivienda digna.

Por Belén Ferrer

La Universidad Nacional de San Juan junto con la Red Protierra trabajan en conjunto para estudiar la construcción con tierra. Protierra es una red de personas que incluye a científicos/as, investigadores/as, profesionales de la Arquitectura, del Diseño, de la Ingeniería y otras ramas afines, y también la parte de la construcción, que no han pasado por una academia, pero que sí ejercen la práctica de construir. Además, desde el 2017 vienen trabajando todos los años haciendo encuentros anuales, reuniéndose para compartir saberes y desafíos que tiene la construcción con tierra en Argentina.


El trabajo de la Red


Emilia Erostarbe, coordinadora de la Red Protierra y licenciada en Turismo de la UNSJ, explicó que la red tiene distintas comisiones de trabajo, como la de materiales, la de ensayos constructivos, una específica sobre normativa, de patrimonio y hábitat, es decir, cómo una persona accede a un terreno para poder construir, cómo es la apropiación del territorio en torno a la construcción con tierra y sobre todo el mantenimiento y la difusión de los saberes tradicionales de la construcción con tierra que implican no sólo el adobe, sino también el tapial, el Bloque de Tierra Comprimida (BTC), la quincha y distintos otros sistemas constructivos que utilizan la tierra como material constructivo.


“La interdisciplina para nosotros es fundamental porque la construcción no sólo es la materialidad, sino también es el saber, es la práctica, son los oficios, es toda la investigación que hay detrás sobre las técnicas, la resistencia, la eficiencia energética, la conductividad térmica de los materiales. O sea, son prácticas que se han ido mejorando en el diálogo entre la praxis y la investigación, mejorando esos sistemas constructivos en distintos aspectos. Y hoy son buscados por muchas personas como una forma de lograr construir su vivienda, acceder a la vivienda por autoconstrucción, no solo porque a veces es la única solución económica que encuentran para resolver su necesidad habitacional, sino también por una elección política de construir con materiales que tienen bajo impacto ambiental”, dijo la coordinadora.


Acción en Calingasta


A su vez, Erostarbe adelantó que harán un encuentro en Calingasta que viene a solventar una demanda de parte del Municipio de acompañarlos en el proceso que ellos han tenido de restauración de sus casonas históricas, del Centro Histórico de Tamberías, de todas las acciones que ellos vienen desarrollando en torno a la construcción con tierra.


El intendente de Calingasta, Jorge Castañeda, indicó: “La construcción en tierra tiene muchas bondades: es muy buen aislante para los pueblos como los nuestros, es más barato, además tenemos todos los recursos para construir, tanto el recurso material como el humano y sobre todo asegurar que han soportado todos los terremotos”.


Viviendas de tierra


Debido a que la construcción con tierra aún no está normalizada en Argentina, la Red ha sacado un modelo de ordenanza para la construcción con tierra y ese modelo ha sido utilizado como base para la reglamentación, o sea, para la legislación de ordenanzas municipales en otras partes del país, no en el caso de San Juan, que depende de la Dirección de Planeamiento y Desarrollo Urbano.


La Red sigue velando y trabajando para lograr una normativa que pueda acompañar, regular y controlar esta actividad para que realmente esté garantizada su seguridad constructiva.


El rol de la Universidad


La Universidad juega un papel clave para solucionar el problema habitacional que existe tanto en la provincia como en el país. Al respecto, el decano de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño (FAUD), Guillermo Velasco, explicó que desde la Facultad fomentan esa búsqueda para que las familias sanjuaninas puedan acceder a una vivienda digna y segura: “No es un tema menor ponerlo en evidencia porque en una situación como la actual, donde se pone en cuestión lo que es la universidad pública, nosotros debemos demostrar que la Universidad Pública hace un gran aporte y colabora al crecimiento de la provincia donde está inserta”.


En la Facultad de Arquitectura existe una cátedra electiva sobre construcción con tierra y de diseño bioclimático porque se busca desde la formación en la universidad transmitir eso a estudiantes para que se formen como arquitectos con conocimiento de la tierra, porque no se puede negar que San Juan tiene toda una tradición histórica de construcción con tierra y también un porvenir, porque es muy solicitado.


El compromiso de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación (SECITI)


Marita Benavente, secretaria de la SECITI del Gobierno de San Juan indicó que la Secretaría, en conjunto con el Municipio y con la FAUD, coordinaron la elaboración de un proyecto de 22 millones de pesos para obtener fondos nacionales en el marco de los Proyectos Federales de Innovación: “Los fondos están en la provincia de San Juan, falta la evaluación final, pero tiene muy buenas chances porque es un desarrollo tecnológico típico y de altísimo impacto social”.


La cuestión es lograr que aprueben las condiciones de este desarrollo tecnológico para aprobar las condiciones de resistencia sísmica de la construcción y así lograr que la población pueda construir su vivienda con materiales autóctonos, a muy bajo precio y con todas las condiciones de habitabilidad y de dignidad que necesita una familia: “Estas son las cosas que aporta la ciencia y la tecnología de nuestra universidad pública para que cambie la realidad de nuestra gente. Hay pertinencia social, hay una demanda social atendida y hay un compromiso indiscutido de quienes hacen la universidad pública para solucionar los problemas concretos de nuestra población”, recalcó Benavente.