La Escuela Industrial, de vuelta a su origen

El Consejo Superior de la UNSJ aprobó la creación de un Programa de Formación en Artes y Oficios de la Escuela Industrial “Domingo F. Sarmiento”. Se trata de una experiencia que reedita los inicios de la institución, cuando a principios del siglo pasado comenzó a formar técnicos para satisfacer la industria local.

Por Susana Roldán

Por voto unánime, el Consejo Superior de la UNSJ aprobó la creación de un Programa de Formación en Artes y Oficios dentro de la Escuela Industrial “Domingo F. Sarmiento”, que será presentado al Instituto Nacional de Educación Técnica (INET) para su aprobación. Así lo explicó el director de la institución, Jorge Gutiérrez, quien señaló que “el objetivo es capacitar a personas que tengan primaria completa y que necesiten formación en un oficio para insertarse laboralmente en la sociedad. Puede ser un ex alumno que haya egresado como técnico, o que no se recibió, o cualquier persona que no haya pasado por la escuela, pero que quiera capacitarse en un oficio”.
El Programa no fija ningún límite de edad para las personas que quieran capacitarse, pero sí dispone que la formación sea solicitada por empresas del medio que necesiten mano de obra capacitada en un área determinada. “El marco de referencia de la formación está dado por el INET, que fija 43 oficios, pero en lo concreto brindaremos la capacitación que cada empresa solicite. Esto se hace a los fines de no capacitar demás, sino en función de la demanda del medio”, dijo Gutiérrez.
Esta modalidad requerirá que la EIDFS articule con cámaras empresarias y municipios para conocer las necesidades de mano de obra capacitada que tienen. “La intención -explicó el director- es que la formación se autogestione. Esto quiere decir que vamos a pedir a las empresas que se hagan cargo del costo de la capacitación, dejando un cupo para ser tomados por otros interesados que se inscriban por fuera de la empresa. De este modo, los participantes de los cursos no van a pagar nada”.
Por dictarse enteramente en las instalaciones de la Escuela Industrial, el horario de cursado será a partir de las 18,30. “Los cursos tendrán entre 100 y 300 horas de duración, todo depende de lo que se demande en la capacitación”, señaló Gutiérrez.
Como ya fue aprobado por el Consejo Superior, el trámite siguiente es la presentación ante el INET. “Una vez que el INET lo apruebe –concluyó el director- podremos hablar con las empresas y empezar a implementar el Programa”

La historia de la Escuela
No es la primera vez que la EIDFS responde a las necesidades del medio local para formar personas en oficios específicos. Ya lo hizo en 1936, cuando se crearon las especialidades de Química y Construcciones, cuyos egresados vinieron a cubrir las necesidades del San Juan de esa época.
En 1871 el entonces Presidente de la Nación Domingo Faustino Sarmiento creó la Cátedra Especial de Minería, anexa al Colegio Nacional. Lo hizo como respuesta a la creciente importancia de la minería en San Juan. Sus primeros títulos fueron “Ingeniero en Minas” e “Ingeniero Geógrafo”. En 1873 el Departamento de Minas se separó del Colegio Nacional pasando a ser la Escuela Nacional de Minas de San Juan. En 1906 se implantó un nuevo proyecto para obtener el título de “Ingeniero Químico”; así fue que en 1913 la Escuela Nacional de Minas de San Juan se transformó en Escuela Nacional de Minas e Industrial.
Para satisfacer las necesidades de la industria local, en 1936 se aplicó un Ciclo Superior para las especialidades de Química y Construcciones y, para los egresados de Técnicos Mineros, un curso especializado de un año de duración. Para obtener el título de Técnico en cualquiera de las especialidades se requería la aprobación de los cursos completos y una práctica de tres meses en un taller o industria.
En 1939 la Escuela Nacional de Minas e Industrial pasó a depender de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Cuyo. Los Planes de Estudio fueron sometidos a consideración del Poder Ejecutivo Nacional, el que determinó la carrera en dos ciclos: uno común a todas las especialidades y otro superior, que sólo se aplicó a Construcciones y Química. Y es así que egresaron en 1941 Técnicos Químicos y los primeros Técnicos Constructores de la historia de la Escuela.