El infierno de Carlos Alonso

La artista plástica  y docente de la UNSJ, Alicia Garcés, reseña la muestra “Carlos Alonso y los círculos dantescos”, uno de los mayores maestros argentinos del arte contemporáneo, que se expuso en el Museo Provincial de Bellas Artes “Franklin Rawson”.

Muestra Alonso y los círculos dantescosLa muestra de Alonso en el Museo Franklin Rawson es una pesadilla milagrosa. “Carlos Alonso en el infierno” y nosotros en el paraíso por la maravilla que implica ver estas obras, por el placer de mirar cada una de ellas con el entusiasmo que suscitan la inagotable inventiva plástica y la densidad metafórica de Alonso. Un “figurativo” extraordinario. Esta característica, la de figurativo, aparece como pecado en los mares de condenados junto a otros apelativos tales como “feo”, “traidor” o “avaro”. Y es que desde una cierta mirada, “figurativo” es un pecado artístico, lo cual es una insensatez por supuesto. Hay conceptualismos vacíos y abstracciones que no van más allá de lo decorativo. Hay figuraciones poderosas y espléndidas como la de Carlos Alonso y hay figuraciones hipócritas o ilustrativas o elementales.
Dante-Alonso nos conduce por la Divina Comedia (humana tragedia) como Virgilio al mismo Dante, y nos lleva por infiernos cercanos y también por paraísos perdidos (El jardín de las delicias). Nos sacude la modorra y la pereza (pecados) para acercarnos al deleite y al dolor, al desgarro y al asombro (lo que equivaldría a virtudes).
Un artista enorme cuya trayectoria lo muestra siempre indagando filosamente e interrogando la condición humana pero desde adentro, en el infierno, en el desgaste y la precariedad. Un Sísifo que acarrea esta tragicomedia del hombre desde fechas muy tempranas, como la piedra que, una y otra vez ha de ser cargada para desabarrancarse indefinidamente.
Quienes pudimos ver esta muestra extraordinaria, no volveremos a pensar en el infierno sin que se interponga Alonso con su lúcida y dantesca mirada. Quienes no pudieron verla, se han perdido un paraíso paradójico que transcurre en el infierno.

Alicia Garcés

Escribe:
Alicia Garcés
Magister AG. Docente e investigadora de la UNSJ