Velocidad y caminos peligrosos

“Las disminuciones o diferencias en la velocidad normalmente causan accidentes”, afirma un investigador de la UNSJ. Esas variaciones son estudiadas en caminos rurales para brindar al proyectista vial perfiles de velocidad de “puntos negros” en una ruta, es decir, puntos donde se producen accidentes.

Por Fabián Rojas

Investigadores de la Escuela de Ingeniería de Caminos de Montaña (EICAM) de la Facultad de Ingeniería de la UNSJ realizan mediciones de velocidades en caminos o rutas para realizarle modificaciones o para proyectar una nueva vía, siempre con mejoras en aspectos atinentes a la seguridad. “El camino de montaña presenta al conductor de un vehículo muchos puntos de disminución de la visibilidad y, por ende, de la velocidad, esto es por sus curvaturas cerradas, por su sección transversal reducida por la montaña o por algún río. Es algo totalmente diferente a un camino de llanura. Muchas veces esas disminuciones en la velocidad pueden producir algún error y convertirse ese sitio en “punto negro”, lugar que por alguna razón concentra accidentes de tránsito. Es que las disminuciones o diferencias en la velocidad normalmente causan accidentes”, explica el Ing. Aníbal Altamira, de la EICAM.
Una ruta determinada ya cuenta obviamente con una geometría diseñada. En esos “puntos negros” los especialistas evalúan la geometría y el ambiente del camino, y de acuerdo a esa evaluación es factible determinar las causas de accidentes. Esto se desprende de un proyecto de investigación denominado “Evaluación de perfiles de velocidad en caminos de montaña”. El proyecto busca brindarle al proyectista vial, al final de la investigación, perfiles de velocidad para que pueda establecer cuál es la geometría más conveniente para un camino de montaña. Es decir, el desarrollo de curvas horizontales, curvas verticales, pendientes, o sección transversal del camino.
Con estas evaluaciones, el equipo de investigación está trabajando en rutas que van a Iglesia, a Pachaco y en las que se encuentran en la zona de Talacasto. Otro tramo a estudiar es el camino de Jáchal a Huaco. “Lo que trata de establecer este proyecto es el efecto de la geometría y de la topografía en el conductor, y esto se traduce en la velocidad del vehículo”, dice el Ing. Altamira.