Energía americana

Comparte

La interconexión de redes de energías renovables entre países sudamericanos permitirá estabilidad y sencillez para reparar colapsos eléctricos. Un científico de la UNSJ representó a esta Universidad y al CONICET en un encuentro en Chile que propuso empezar a trabajar en esa vinculación.

 

Por Fabián Rojas

Hace un tiempo Marcelo Molina, director del Instituto de Energía Eléctrica (IEE) de la Facultad de Ingeniería de la UNSJ, asistió en Santiago de Chile a un workshop internacional organizado, entre otras instituciones, por la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe). El título del encuentro fue “Integración de energías renovables e interconexión eléctrica regional en Sudamérica”. La idea principal allí, con representantes de varios países, fue la interconexión sudamericana con energías de origen, sobre todo, fotovoltaico y eólico, dos fuentes de gran potencial con las que cuenta Argentina. En tiempos de tendencia al aislacionismo entre los países de Sudamérica, esto configura una buena noticia en cuanto a la integración necesaria.

 

Correr el límite

“Con energías renovables podemos seguir integrándonos a la red pero tenemos un límite, que es hasta el 15 o 20 por ciento de producción de esas energías. La única manera de ampliar ese límite es integrarnos entre todos los países de Sudamérica. Muchos dicen que Suiza tiene un 100 por ciento de energías renovables, pero no es así. Si Suiza es totalmente renovable es porque está interconectado con otros países europeos, como Italia, Alemania, República Checa. Si no fuera por eso no podría tener esa cantidad. Lo mismo ocurre con Dinamarca, que tiene 70 por ciento de esa energía, pero es porque tiene un vínculo muy fuerte con Noruega y con Alemania”, explicó Marcelo Molina, único investigador de Argentina en el workshop y representante de la UNSJ y el CONICET. El Director del IEE remarcó la existencia de estudios que indican que si en Argentina se sobrepasa ese límite de generación de energías renovables, puede colapsar el sistema y ocurrir un apagón similar al de días pasados. “En muchos países está comenzando a haber una gran producción de energías renovables y esto va a llegar al límite de lo que se puede incorporar. A nivel más global, como Sudamérica, la interconexión permitirá que sea mucho más sencillo resolver problemas de colapso eléctrico”, indicó.

En el centro, el doctor Marcelo Molina expone en el workshop

En el centro, el doctor Marcelo Molina expone en el workshop “Integración de energías renovables e interconexión eléctrica regional en Sudamérica”, en Chile.

 

Exportación

El científico dijo que  la interconexión no sólo convertiría en más potente el sistema eléctrico argentino sino que además haría más factible económicamente la conexión a red y permitiría la exportación: “En el sur argentino hay un gran potencial de energía eólica por los vientos. De la misma manera sucede desde Jujuy a San Juan con el sol, es decir, con la energía fotovoltaica. De la única forma que se puede introducir esa energía eléctrica de una manera económicamente rentable y que incluso se puede exportar al resto de América, es a través de vínculos con los demás países”.

Molina señaló que en Chile se formaron grupos con investigadores de universidades de diferentes latitudes (de Sudamérica e incluso de Alemania) para proponer a los gobiernos la manera en que los países deben interconectarse. “Es decir, hay que hacer los estudios necesarios para prever cómo interconectarse de forma segura, esa es la clave”, remarcó el Director del IEE, que es de doble dependencia UNSJ CONICET.