Especiales son las pizzas

Un grupo de trabajadoras sociales de la UNSJ concluye una etapa de una tarea de extensión que reivindica derechos de las personas con discapacidad, personas no especiales, personas como todas.

 

Por Fabián Rojas

A lo largo de dos años un grupo de trabajadoras sociales de la UNSJ encabezado por Cecilia de los Ríos y Milena Trigo estuvo inmerso en un proyecto de extensión mediante el cual compartieron juegos, visitas a museos, distintos talleres y deportes con personas con discapacidad. Con enfoque de derechos, el proyecto se apoya en la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad que establece para ellas “el participar en la vida cultural, las actividades recreativas, el esparcimiento y el deporte”. El trabajo, recién concluido, hasta produjo un video que rápidamente se viralizó en las redes y que los medios de comunicación reprodujeron. Es ese clip en que Emilce, joven con discapacidad, desde una cocina pide no llamar “especiales” a estas personas porque “especiales son las pizzas”.

Cecilia de los Ríos, del Departamento de Trabajo Social de la Facultad de Ciencias Sociales de la UNSJ, señala a Revista la U que el proyecto alcanzó a unas 40 personas con discapacidad. Con esos ciudadanos como propulsores de acciones, de edades de entre 6 y 41 años, las especialistas desarrollaron jornadas de juego y recreación, visitas al Museo Provincial de Bellas Artes “Franklin Rawson”, un Taller de Arte y Mural en el Centro Cultural “Eva Duarte de Perón”, el Taller de cocina al que llamaron “Manos a la masa”, actividades recreativas y artísticas en plazas y en el Parque de Mayo y una jornada deportiva en el Estadio Abierto. El proyecto, en el que trabajaron con un Centro Educativo Terapéutico de Angaco, con el Colegio de Profesionales de Trabajo Social de la Provincia y el Centro de Día Andares, también  se vinculó con actividades de investigación, capacitación y de difusión.actividades recreativas y artísticas 3

 

Un cambio para las masas

Las trabajadoras sociales de la UNSJ se reunieron con un realizador de audiovisuales, Gregorio Palmes, al que pusieron al tanto de la tarea inclusiva que desarrollaban. Querían producir un video que, en palabras de Cecilia de los Ríos, reflexionara sobre la denominación aceptada desde la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad para referirse a ese colectivo. El producto fue un contundente clip de treinta segundos con el mensaje de Emilce Moragues, una chica con discapacidad que, desde una cocina y con atuendo de cocinera, dice:

Hoy vamos a proponer un cambio en las masas. Vamos a dejar en claro que capacidades diferentes tienen esta olla y esta taza; vamos a asegurarnos que retrasado viene el corte de tomate; que limitado es el tiempo de cocción en el horno, y que especiales son sólo las pizzas. Cuando quieras referirte a nosotres, decí personas con discapacidad o, mejor, llamanos por nuestro nombre.

Agregamos el uso del ‘nosotres’ al final del video porque nos pareció oportuno, al poner en discusión formas de denominación, colocar al lenguaje en tensión. Más allá de las posturas, nos parece relevante tensionar los conceptos, las formas, lo establecido y lo creado a partir del habla”, señala De los Ríos. Además, le propusieron al productor que la protagonista debía ser una persona con discapacidad: “Una de las luchas del colectivo es posicionarse a partir de su propia voz. Las personas con discapacidad hablando por ellas mismas. Ahí se nos ocurrió Emilce, que es alguien que se ha sumado anteriormente a nuestras actividades y sabemos que ella es también una militante del tema”, dice la trabajadora Social.

El video fue grabado en la cocina de un hotel. Florencia Flores, integrante del proyecto, trabaja en el Hotel Del Bono y gestionó el permiso para la grabación. “La gente del hotel tuvo una muy buena predisposición y nos pareció importante dar a conocer el lugar y destacar el gesto”, cuenta Cecilia de los Ríos.

actividades recreativas y artísticas 4

La huella

Esta revista le consulta a la trabajadora social qué sucede con esas personas con discapacidad cuando el proyecto finaliza. “Hemos tratado de reforzar cosas que las instituciones venían trabajando y potenciar con recursos y actividades que les sumaban para la dinámica que venían desarrollando. Eso es posible cuando se establece el diálogo necesario entre ambas partes, el cual fue favorecido por las directoras de Andares, quienes nos ponían al tanto de sus visiones, expectativas, procesos y actividades”, analiza De los Ríos.

Las extensionistas seguirán trabajando en estas temáticas de inclusión y de visibilización de derechos. Dicen que desde el Trabajo Social es necesario seguir nutriendo tanto teorías como estrategias de intervención en el área de la discapacidad. “Más aún cuando hablamos de un enfoque de derechos y una dimensión polítco-social de la discapacidad”, define Cecilia de los Ríos.

El Proyecto de Extensión Universitaria se denomina “Construcción colectiva de espacios culturales y recreativos: Una experiencia junto a niñas, niños y jóvenes con discapacidad” y depende del Departamento de Trabajo Social de la Facultad de Ciencias Sociales – UNSJ. Fue seleccionado dentro de los primeros lugares en la Convocatoria 2017.

Integran el proyecto la Mg. María Cecilia de los Ríos (directora), Lic. Milena Trigo Robles (co-directora) y Luciana Dell’Oro Pineda (becaria).
En la realización del proyecto de extensión y del clip intervino además un grupo numeroso de profesionales de Trabajo Social.