Gertrudis Funes, pionera de la salud pública

En la segunda mitad del siglo XIX, Gertrudis Funes (1801 – 1868) fue la inspiradora, impulsora, gestora, fundadora y sostenedora (mientras vivió) del primer Hospital Público para Mujeres de San Juan.

 

Por Elio Noé Salcedo

Si reparamos en la inexistencia de la salud pública por aquellos años -sobre todo en el Interior-, y sumamos a ello la acostumbrada marginación de la mujer tanto de la educación (Gertrudis era prácticamente analfabeta) como de la vida pública, no nos costará entender que hasta mediados del siglo XIX, habiendo no obstante más población femenina que masculina, las mujeres que enfermaban en San Juan eran atendidas en sus propias casas o no eran atendidas.

Hasta la fundación del Hospital de Mujeres, solo había un hospital en el territorio sanjuanino: el antiguo Hospital San Juan de Dios, convertido en Hospital de Sangre para la atención de veteranos de la guerra de la Independencia, y desde 1862 en Hospital de Hombres. Gertrudis Funes se comprometería a destinar el nuevo hospital fundado por ella, “siempre y perpetuamente”, al “alivio y cuidado de las mujeres pobres, enfermas y desvalidas”, brindando el derecho a la salud a la otra mitad de la población.

 

Un hospital pionero

Una catástrofe natural ocurrida en Mendoza fue el prolegómeno de la creación del Hospital Público de Mujeres en San Juan (conocido años después como Hospital San Roque y a principio del siglo XX como Hospital de Infecciosos).

Fue el 20 de marzo de 1861 cuando un fuerte terremoto castigó a la provincia de Mendoza, dejando más de 6.000 muertos. Por propia iniciativa, Gertrudis Funes viajó hasta allí para socorrer a los sobrevivientes y enterrar a las víctimas fatales. Para ello contrató dos carretas y las llenó de mercaderías para ir en ayuda de la provincia vecina.

Impresionada por la catástrofe y en especial por las desgarradoras situaciones de mujeres pobres, heridas y enfermas en Mendoza, Gertrudis Funes pensó en el desamparo de muchas mujeres sanjuaninas a las que ya prestaba asilo en su casa particular, sobre todo cuando tenían gran cantidad de hijos. Tal vez la terminó de decidir el hecho de que, al solicitar un subsidio al gobernador Sarmiento con la idea de hacer frente a su obra solidaria, aquel le respondiera que no podía concederle un subsidio a un particular y que debía formalizar una institución beneficiaria para poder otorgárselo.

El Hospital de Mujeres fue fundado en 1865 en un terreno de casi un cuarto de manzana  frente a la calle San Luis y Aberastain. El terreno poseía dos casas y fue donado por la misma Gertrudis, quien lo había comprado el 12 de noviembre de 1864 a don Antonio Ferreira. El 15 de diciembre de ese mismo año comparecería ante la escribanía para suscribir que “de su libre y espontánea voluntad y con el fin de aliviar a las personas desvalidas de su sexo, ha establecido una casa hospicio en la casa que fue de don Antonio Ferreira, y ella ha comprado con su dinero, en la cantidad de tres mil pesos”, confiando “a la Sociedad de Beneficencia de Damas, la administración”, y quedando ella como colaboradora.

 

La semilla que sembró Gertrudis Funes

En el hospital fundado por Gertrudis funcionaron a través del tiempo las primeras especialidades médicas, se inició la cirugía mayor en San Juan, se usó por primera vez el cloroformo en las operaciones quirúrgicas, se realizaron los primeros estudios de sangre, se hicieron los primeros estudios de enfermedades venéreas y se instaló la primera maternidad que hubo en San Juan. Allí se empezó con la estadística y seguimiento de los enfermos, se fundó una Escuela de Enfermería y contó con el primer aparato de Rayos X de San Juan. Además fue pionero en la lucha contra el cáncer; se dotó al hospital de una biblioteca informativa para sus médicos y trabajaron médicas mujeres por primera vez. Fue tan importante el hospital que se edificaron salas de recibo al lado de las habitaciones de las parturientas, cosa que no ocurre hoy en ningún sanatorio privado.

El 31 de agosto de 1868, Gertrudis Funes falleció, posiblemente contagiada de cólera.

En 1879, el hospital cambió su nombre por el de Hospital San Roque, y a principios del siglo XX comenzó a llamarse Hospital de Infecciosos, debido a la donación de las instalaciones de un servicio de esa especialidad que realizó una pariente de Gertrudis, Cesarita Garramuño de Godoy.

El terremoto del 15 de enero de 1944 afectó seriamente el edificio del Hospital San Roque. En su área se construyeron casillas para poder seguir brindando sus servicios hasta 1950. A partir de ese año, el Hospital San Roque fue cedido a la administración del gobierno provincial y fue trasladado a Marquesado, donde funcionó hasta principios de la década de 1970. Finalmente, desde Marquesado fue llevado a Punta de Rieles, a un edificio cuyo proyecto original era la construcción de un Hospital de Niños. Ese edificio es el actual Hospital Marcial Quiroga.

El antiguo Hospital San Roque, concebido y soñado por Gertrudis, fue uno de los hospitales más importantes del país y uno de los dos hospitales de la provincia fundado por mujeres*. Por eso, la plaza ubicada allí donde funcionó por casi 90 años el hospital fundado por ella, lleva el nombre de Gertrudis Funes.

 

* El otro hospital fundado por mujeres es el Hospital San Roque de Jáchal.


Imagen de portada: Retrato de doña Gertrudis Funes, realizado por la artista plástica Adriana Scarso.