Estudiantes universitarios hoy

En este texto se sostiene la importancia de asistir en la adaptación, inserción y cambio que emprende el alumno en su tránsito por la Universidad.

 

Por Mariana Torres Barud*

En un contexto en el que se intenta a través de leyes y legislaciones superar las desigualdades, incertidumbres, inequidad social, entre otros reveses que afectan al bienestar colectivo e individual se hace necesaria la inclusión de la prevención en salud mental en el ámbito educativo. El mismo no está exento de los vicios que detentan la sociedad y las instituciones todas.

Al ingresar a la prestigiosa institución “Universidad” (sea cual fuera) el sujeto se instituye e identifica con un ideal que le remite, desde el punto de vista cultural, en muchos casos al liso y llano “ser alguien”. Inserto en la particularidad de su localidad, país, barrio, familia, etc. este sujeto estudiante deposita innumerables deseos y expectativas al ingresar a esta casa de Altos Estudios.

Una vez aprobado su cursillo de ingreso, pasará a formar parte de un colectivo universitario que en el mejor de los casos lo acogerá, dependiendo de variados factores propios y ajenos. Dice Agamben, “los mecanismos actuales de exclusión se materializan en la expulsión del trabajo, de la escolaridad, de la protección social, se relacionan con la invisibilidad, la pérdida de nominación, de la palabra”. Por lo tanto, no solamente es crucial el hecho de optar por una carrera universitaria, realizar el cursillo correspondiente e ingresar, sino también todo el proceso que transitan los estudiantes durante sus carreras.

En este camino de adaptación, inserción y cambio que emprende el sujeto (adolescente, joven, adulto-joven) es de suma importancia estar “disponible” para acompañar/andamiar el proceso de tránsito por la facultad en la complejidad de la vida académica/social que esta hermosa etapa propone. Se estima que un gran número de estudiantes abandona la carrera en diferentes estadios de la misma por múltiples causas que pueden prevenirse.

Para esta labor la Dirección de Psicología y Psicopedagogía año a año profundiza los esfuerzos por brindar espacios de construcción colectiva e individual a quienes lo requieran, incluyendo el Sistema de tutorías, donde profesores “tutores”/estudiantes avanzados y estudiantes ingresantes en una tarea orientadora, colaboran juntos como pares, para sostener a éste último dentro del sistema universitario.

También se dispone de Talleres de Orientación Vocacional, apoyo psicológico, Técnica de estudio y re-orientación vocacional para aquellos estudiantes que en diferentes tramos de su carrera, descubren que aquella primera elección no fue acertada y sin embargo desean transformar esa incertidumbre en una elección más ajustada.

En palabras de Graciela Zaldúa, “comprender los procesos sociales vinculados a la producción y reproducción de la desigualdad, la exclusión, las operatorias de negación, estigmatización, discriminación y sufrimientos es una apuesta en el campo de la investigación y la acción estratégica y política en salud mental comunitaria”. Las necesidades exceden los dispositivos, razón por la cual la tarea demanda revisar continuamente la praxis, la innovación/estudio, la permanente reflexividad crítica y el trabajo articulado entre las unidades que prestan servicios en nuestra Universidad.

 


Referencias

AGAMBEN, G. (2000) Lo que queda de Auschwitz. El archivo y el testigo, Homo Sacer III. Valencia. Pre-textos.

ZALDUA, G. (2003) “Políticas, Sentidos y Actos de Salud. Una reflexión sobre las condiciones de transformación del modelo neoliberal hegemónico” en Jornadas Nacionales de Debate Interdisciplinario en Salud y Población. Instituto Gino Germani.

 

* Lic. Mariana Torres Barud, Dirección General de Salud Universitaria de la Secretaría de Bienestar Universitario – UNSJ