“Hoy hay inquietudes para volver a imponer la teoría de los dos demonios”

Aníbal Gutiérrez, docente e investigador en Ciencias Políticas de la UNSJ, alerta sobre la reivindicación de viejas miradas sobre los sucesos fatales ocurridos entre 1976 y 1983 en el país. “Hoy se usa un eufemismo, que es el de buscar la memoria completa”, refuerza. Además, señala el complicado presente en materia de derechos humanos y sociales.

Por Fabián Rojas

-En el país actual, ¿se pone en dudas o se ataca la cuestión de los derechos humanos y de la memoria, verdad y justicia por parte del Poder?

-Quienes militamos en causas no sólo relacionadas con el terrorismo de Estado sino en general en la problemática de los derechos humanos, ya advertíamos a la sociedad sobre el advenimiento del neoliberalismo al Poder. Las advertencias que se hicieron se fueron concretando en el ejercicio del poder por parte del oficialismo gobernante. Claramente las políticas de derechos humanos que se enarbolaron en el gobierno de Kirchner, no han sido reivindicadas en ningún momento como cuestión de Estado por el presidente Macri. El problema son las expresiones institucionales en materia de derechos humanos, como es el caso del ex ministro de Cultura de Buenos Aires, Darío Lopérfido, de poner en duda si los desaparecidos son 30 mil o menos, con el agravante de plantear que los 30 mil desaparecidos se resuelven en una mesa para ver cuál era el monto de subsidios a pagar. Esto es un atropello a la memoria, a la verdad y a la justicia de nuestros compañeros desaparecidos, de los familiares y los hijos.

-¿Revivió la teoría de los demonios?

-Hoy hay inquietudes e iniciativas para volver a imponer la teoría de los dos demonios. Esta teoría pone en un pie de igualdad las responsabilidades políticas, jurídicas e históricas del comportamiento de los compañeros respecto a quienes avanzaron con el terrorismo de Estado en la desaparición forzada de personas y en la apropiación de bebés. Y eso es una locura absoluta, condenada incluso por el derecho internacional. Entonces hoy se usa un eufemismo, que es el de la memoria completa. Estoy convencido de que todo el oficialismo gobernante participa de este relato.

-¿Cree que también existe una avanzada sobre los derechos sociales?

-Hay un avance contra los derechos humanos en el sentido universal, es decir, del trabajo, de la cultura. Fíjese lo que sucede con los científicos del CONICET, con el cierre de las fábricas, de lo que pasa con el gatillo fácil, de las amenazas de la Ministra de Seguridad en cuanto a salir a quebrar los piquetes con el uso de la fuerza. Por eso estamos en alerta. No solamente se vulneran los derechos humanos de víctimas y familiares del terrorismo de Estado, se vulneran los derechos sociales con políticas de restricción. Mire las movilizaciones actuales en el país. Mire la situación de los docentes, las declaraciones de no llamar a paritarias. Mire la situación de pobreza, aun con indicadores que maneja la Universidad Católica Argentina. No se trata de encuestas que maneje gente del anterior oficialismo gobernante sino de la UCA, que siempre respondió a la derecha gobernante del país, y está dando datos alarmantes en materia de pobreza. Mire el caso de Milagro Sala, que aun cuando la ONU y la OEA han ordenado su libertad inmediata, no hay respuestas. El caso del gobernador de Jujuy, Morales, respecto de Milagro Sala, es algo que hay que prestarle atención para que no se replique en el país. Si esa causa avanza, será muy peligroso para los derechos humanos en Argentina.

-Sin embargo, en medio de todo, en la UNSJ comenzó el megajuicio por delitos de lesa humanidad…   

-Es muy importante que la sociedad sanjuanina conozca esta megacausa. Es una megacausa que involucra a 200 compañeros víctimas de ese terrorismo. Eran causas que estaban dispersas y se han unificado, y han colocado en el banquillo a responsables del Regimiento, de la Policía Federal y de la Policía de la Provincia. Un caso paradigmático de los que están en el banquillo es el del genocida Olivera.

-¿Cómo se debería conmemorar el 24 de Marzo?

-Vamos a conmemorar a nuestros desaparecidos, lo vamos a hacer con congoja. Y esto de los desparecidos debe tomar un estado público en todo el espacio colectivo. Si estos temas se incorporan en nuestra cultura, difícilmente a alguien se le podría estar ocurriendo decir que lo de los derechos humanos es un curro, como dijeron desde el gobierno nacional.