La ingeniera de los diques

Desde su infancia, María Eugenia Paz se relacionó con las grandes obras hidráulicas de San Juan gracias a la profesión de su padre. Hoy, en el seno del Instituto de Investigaciones Hidráulicas de la Facultad de Ingeniería, lleva adelante mediciones y observaciones de obras de diques mediante modelos físicos o diques reproducidos a escalas pequeñas. Trabajó con Los Caracoles, Punta Negra y se viene El Tambolar.

Por Fabián Rojas

“Lo mío fue una elección natural. Desde pequeña estaba ya muy relacionada con la ingeniería y principalmente con las obras hidráulicas, porque mi padre era ingeniero hidráulico. Él era docente de la Universidad y trabajó en obras importantes como los diques de Cuesta del Viento y Ullúm. Siempre yo lo acompañaba a ver las obras, por eso fue natural en mí terminar la secundaria e ingresar a Ingeniería Civil”, recuerda la ingeniera María Eugenia Paz. Sus vivencias sin dudas funcionaron como disparadoras de su vocación, porque hoy es investigadora y docente en el Instituto de Investigaciones Hidráulicas (IDIH) de la Facultad de Ingeniería de la UNSJ. Allí, desde hace años trabaja con modelos físicos de diques. Ya lo hizo con el Dique Los Caracoles, siguió con Punta Negra y próximamente se encargará de modelar la obra del Dique El Tambolar. Los trabajos de cálculos y observación los realiza en las instalaciones del Laboratorio Margento Francille del IDIH, de 1.500 metros cuadrados. Lo llaman “La nave de grandes modelos”, y está ubicado en Rivadavia, cerca del Dique Partidor San Emiliano, desde cuyo desarenador se extrae el agua para las mediciones y luego es nuevamente descargada en el Canal del Norte.

El modelo físico de dique

Un modelo físico de dique es una herramienta de diseño. Se construye en gran parte con los mismos materiales de la obra real o prototipo y también con otros como acrílico cristal, y su ventaja es que en ellos, además de medir, se puede visualizar el proceso hidráulico. “El modelo es la representación a una escala normalmente reducida, por lo cual el modelo es mucho más pequeño que el prototipo, es decir la futura obra real. Sobre esa representación podemos establecer una serie de magnitudes que se dan a escalas fijas. Pero a diferencia de una maqueta, que lo único que reproduce del prototipo son las medidas geométricas (longitudes, volúmenes o áreas), los modelos físicos pueden establecer las magnitudes cinéticas, como velocidad, tiempo, caudal. Y para las magnitudes dinámicas, como las presiones, podemos representar los fenómenos hidráulicos en el modelo en una escala en que podemos medirla y luego extrapolar ese valor, multiplicado por la escala, a la obra real. Normalmente se diseña con un modelo matemático para la obra y luego se ajustan geometrías con los modelos físicos”, señala la profesional.

 

Punta Negra

El IDIH ya trabajó modelando para obras en Ecuador y también lo hará para una obra en Bolivia. En el país ya lo hizo en Mendoza, Neuquén y diques de San Juan, como Ullúm y Los Caracoles. El último diseño de modelo en el Laboratorio Margento Francille fue para la obra del Dique Punta Negra. “Iniciamos la construcción de ese modelo en agosto de 2010 y en enero de 2011 comenzamos a ensayarlo, y lo hicimos alrededor de ocho meses. Fue un modelo general del vertedero y su órgano de descarga. Luego avanzaron las obras reales y cuando las constructoras del dique llegaron a la excavación de la zona del vertedero, se encontraron muchos problemas con la calidad de las rocas, por lo que tuvieron que cambiar la geometría de la obra real. Entonces modelamos los cambios y verificamos el funcionamiento adecuado de ese cambio de geometría”, define María Paz. Para ese modelo físico de Punta Negra, el IIH firmó un convenio con Energía Provincial Sociedad del Estado (EPSE). “El modelo de Punta Negra aún hoy está operativo”, cuenta la ingeniera.

Ensayos de Punta Negra

Ensayos de Punta Negra

El Tambolar

En aproximadamente un mes, en el Laboratorio Francille comenzarán a trabajar para construir el modelo de otra gran obra inminente en San Juan: el Dique El Tambolar. “Para ese dique ya hemos avanzado en la contratación de tres modelos. Un modelo general, de unos 30 metros de largo, a escala 1 en 70, y dos modelos bidimensionales que sirven para representar sólo una faja del sector que se quiere estudiar. Estos dos modelos bidimensionales son a escala 1 en 20”, ilustra la profesional. El contrato para el modelo de la obra de El Tambolar es con la Unión Transitoria de empresas que lo construirá. “Cuando se mira el proceso en el modelo, es posible corregir la geometría de la obra, y estas correcciones implican para la obra real menores costos”, indica María Eugenia Paz.

 

María Eugenia Paz es ingeniera Civil egresada de la UNSJ. Es Magíster en Formulación y Evaluación de Proyectos de Inversión, tiene una Maestría en Riego y una Especialización en Ingeniería Sanitaria.