Una parada de colectivos para personas con ceguera

Desde la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño, Daniela Ríos, diseñadora industrial e integrante del Instituto Regional de Planificación y Hábitat (IRPHA) realizó un estudio para diseñar mobiliario urbano a colocar en las paradas de colectivos, contemplando a personas disminuidas visualmente.

Por Belén Ceballos

Daniela Ríos, diseñadora industrial, integrante del Instituto Regional de Planeamiento y Hábitat de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño, realizó un trabajo de investigación en el que propuso estudiar y aportar innovación  al diseño del mobiliario urbano para las paradas de colectivos, teniendo en cuenta a personas disminuidas visualmente. Esta investigación se enmarcó en el proyecto denominado “Sostenibilidad ambiental en Ciudades Intermedias: Estudio para la construcción de Indicadores para la ciudad de San Juan”, cuyo objetivo fue estudiar los aspectos de diseño que favorezcan la inclusión de personas con disminución visual, a través del diseño sustentable aplicado a las paradas de colectivos, como factor de inclusión y cohesión social.

Este trabajo consistió en el diseño de paradas de colectivos con un sistema audiovisual y braile cuya función es indicar  qué colectivos paran en ese lugar. Además, tiene sensores que se activan cuando se aproxima el colectivo que tiene parada y lo anuncia.

garita-apta-para-personas-ciegas-en-la-provincia-de-san-juan

Garita para personas ciegas

En la complejidad de la vida urbana actual, el diseño en general y el diseño industrial en particular, se transforman en un factor de bienestar humano que contribuye a una mayor calidad de vida, favoreciendo la cohesión social a través del acceso de personas con discapacidad a los servicios públicos, como el transporte de pasajeros. Una ciudad inclusiva, es aquella que contempla a todos sus ciudadanos, sin distinción de edades, sexo, condición social y, de manera especial, a quienes tienen una discapacidad, hecho por el cual cuando se habla de cohesión se hace con la idea de pertenencia de todos los ciudadanos a la comunidad, sin ser excluidos o discriminados.

En la sociedad actual,la discapacidad es provocada por la sociedad y el entorno físico. Aquellas personas que padecen algún tipo de discapacidad como la disminución visual, experimentan la exclusión social causada por su entorno, no por su condición física. Tal es el caso de la falta de equipamiento y mobiliario urbano accesible, espacios públicos adaptados y la disminución de barreras arquitectónicas.

Por lo tanto, su trabajo actualmente se plantea desde el enfoque del diseño industrial y busca contribuir de manera significativa a la promoción y concientización de la accesibilidad social urbana como un aspecto clave de la sostenibilidad de las ciudades. Cuando se habla de mobiliario urbano se refiere a toda la serie de elementos que forman parte del equipamiento de la ciudad, habiendo sido añadidos tanto en planos de superficie como en subsuelos o en el área de dicho espacio como por ejemplo; paradas de colectivos, basureros, carteles, luminaria, semáforos, teléfonos públicos,  bebederos entre otros.

Junto con ello, se pretende desarrollar un Proyecto de Accesibilidad Integral en Espacios Públicos considerando los principios del Diseño Universal o Diseño Para todos para que estos espacios puedan ser utilizados por cualquier persona sin importar sus habilidades físicas, y así  favorecer la integración social de este sector de la población en el cual se focaliza el proyecto.

daniela-rios

Según Daniela Ríos, a la provincia de San Juan le falta mayor concientización respecto al tema, ya que podrían generarse cambios pero se requiere de una buena planificación en la que intervengan diversas disciplinas. Por ejemplo, al semáforo de la Av. Libertador antes de Las Heras, le faltó más estudio ya que si se analiza con detenimiento,  una persona no vidente o en silla de ruedas no tiene un fácil acceso al dispositivo de activación ya que el diseño no ha sido bien resuelto. Sin embargo, Ríos considera que este es el puntapié inicial para lograr de a poco una ciudad inclusiva.