“Aunque nos parezca mentira, hoy hay que fundamentar por qué debe existir el Estado”

El docente, investigador y ex secretario Académico de la UNSJ, Luis Garcés, habló en el Consejo Superior de esta Universidad, en carácter de especialista invitado, sobre la compleja situación de la educación superior. Enfatizó la necesidad de fundamentar cada reivindicación de lo público. “Nosotros damos por sentado que el Estado tiene una responsabilidad indelegable en materia de educación, pero no lo da por sentado la mitad del país, no nos equivoquemos”, advirtió.

Por Fabián Rojas

El rector de la UNSJ, Oscar Nasisi, convocó en el transcurso de la semana a una reunión extraordinaria del Consejo Superior, en el contexto de preocupación en muchas universidades nacionales a raíz del Presupuesto nacional y del intento desde el oficialismo de modificar la actual Ley de Educación Superior o crear una nueva. Fue el escenario para la iniciativa del rector Nasisi y de ese cuerpo deliberativo de redactar una declaración en defensa de la educación pública que incluya “lo que no se debe negociar” ante un eventual tratamiento de la ley, como por ejemplo el ingreso irrestricto. “Yo no esperaría que sea este el momento que el Congreso se ponga de acuerdo en sacar una nueva Ley de Educación Superior, ni lo quisiera. Quizás lo que tengamos que hacer es armarnos para que no haya por ahora una nueva Ley de Educación Superior. Sobre todo cuando vemos que las expresiones del poder hegemónico son las expresiones xenofóbicas, las de recorte presupuestario, las de limitar el ingreso irrestricto, las expresiones vinculadas a la comercialización del conocimiento como una mercancía más. Seamos realistas, no está Macri en estos momentos reunido preocupado porque este Consejo Superior esté debatiendo”, disparó Luis Garcés, doctor en Ciencias de la Educación y ex secretario Académico de la UNSJ. Garcés fue uno de los especialistas invitados a esa reunión del Consejo.  

El ex funcionario de la UNSJ fue tajante en cuanto a la necesidad actual de fundamentar cada concepto esgrimido en relación a la defensa de la universidad pública y gratuita. “Acuerdo con todo lo que ustedes han dicho acerca de la principalidad del Estado, derechos sociales, etc. Pero esto es lo que tenemos que fundamentar, porque es esto lo que se nos está discutiendo. O sea que estamos dando por sentado que el Estado tiene una responsabilidad indelegable en materia de educación. Esto lo damos por sentado nosotros, pero no lo da por sentado la mitad del país, no nos equivoquemos. Hay que fundamentar por qué no es posible que exista un país que tenga solidaridad social, que tenga igualdad, que vaya para adelante, que crezca económicamente, etc. si el Estado se hace el burro respecto a su responsabilidad en materia de educación superior. Esto hay que fundamentarlo. Hay que salir a discutir por qué es un derecho social, ¿o ustedes creen que los meritócratas no están convencidos de la meritocracia, y de que no van a sacar el ingreso irrestricto?”, apuntó.

En la misma dirección, Garcés dijo que en esos asuntos hay sobrados fundamentos en la historia, en la sociología, en la política, incluso desde la Revolución Francesa. “Entonces, a estos principios, con los que pareciera que todos estamos de acuerdo, debemos fundamentarlos. Hoy, aunque nos parezca mentira, y aunque volvamos a 1789, hay que fundamentar por qué el Estado, hay que fundamentar por qué el ingreso irrestricto, hay que fundamentar por qué la educación debe ser un bien público, un derecho social”, sostuvo.

 

“Una mínima protección”

Luis Garcés recordó que la reforma a la Ley de Educación Superior realizada por la especialista en educación Adriana Puiggrós, y sancionada en 2015, logró “atarle las manos a la Ley de Educación Superior en cuanto a la posibilidad de que la educación sea un bien transable en el mercado, por lo que hoy es una mínima protección que tenemos. O sea, por lo primero que quieren venir es por la Ley Puiggrós. Ya lo ha dicho el ministro (de Educación) Bullrich. Por eso digo que tenemos que fundamentar y salir a debatir en el seno de las universidades, pero también debatir en la comunidad, que es la que termina prestando los consensos, y que cuando no presta consensos ustedes ya habrán visto cómo se hace marcha atrás”.

Luego, Garcés graficó lo que es la actual Ley de Educación Superior para las universidades nacionales: “Constituye, en muchos de sus capítulos, un mandato incumplido del neoliberalismo de los ’90, absolutamente incumplido por la propia comunidad universitaria. Y voy a poner un solo ejemplo: la CONEAU. El mandato para la CONEAU fue: Estado evaluador que además se corra y autorice a otras entidades privadas a hacer las evaluaciones. Este era el mandato neoliberal”.