“El voto fue una reivindicación sustantiva al ejercicio del derecho político de las mujeres”

El 23 de septiembre, se cumplieron 69 años de la promulgación de la Ley 13.010 que consagró el voto femenino. La diputada provincial por Albardón y docente de la Facultad de Ciencias Sociales de la UNSJ, Cristina López, dialogó con Revista “La U” y explicó que esta legislación, fue producto de varias luchas históricas que tuvieron como protagonistas a las mujeres argentinas.

Por Belén Ceballos

-¿Cómo se concreta la aprobación de la Ley del voto femenino?
-Al comenzar el siglo XX el debate de ampliación de la ciudadanía al colectivo de mujeres comienza a instalarse en nuestro país y en 1932, logra colocarse en la agenda legislativa nacional. Ese año, por iniciativa de Alicia Moreau de Justo y otras mujeres socialistas, se debatió en la Cámara de Diputados, el Proyecto de Ley de voto Universal, Secreto y Obligatorio, a pesar de las diferentes miradas que habían en el recinto, y obtiene media sanción. Sin embargo, este sufrirá el posterior rechazo en la Cámara de Senadores.
En 1946, una vez que la fórmula Perón-Quijano triunfó electoralmente, Evita se hizo eco del reclamo histórico de miles de mujeres argentinas que querían la igualdad de derechos políticos. El rol de Evita en dicho proceso fue fundamental, incluso en el imaginario colectivo de la época quedó grabado que quien concedió el voto a las mujeres, fue realmente ella.
El ejercicio del derecho al voto se concreta en las elecciones de 1951, donde las mujeres en el ámbito nacional, votan por primera vez en la historia.

cristina-lopez

Cristina López , diputada provincial por Albardón y docente de la Facultad de Ciencias Sociales de la UNSJ.

¿Hubo un ensayo previo en San Juan?
-Si, por supuesto. Se dio con la reforma de la Constitución Provincial en el año 1927, impulsada por el Partido Bloquista. La mujer sanjuanina, gracias a la voluntad política de la época, pudo votar un año más tarde, en las elecciones de 1928.
La reforma del ’27 en este aspecto fue inédita en el país, marcando un precedente para lo que sucedería 20 años más tarde en el ámbito nacional de la mano del Peronismo.

-¿Qué importancia tuvo para nuestra sociedad que la mujer pudiera votar?
-El voto fue una reivindicación sustantiva al ejercicio de un derecho político de las mujeres que se materializó en la elección regular de quienes conducirían los destinos del país, las provincias y los departamentos.
A partir de ese momento histórico, en la Provincia se producen las elecciones de 1928, y en el país en los comicios electorales de 1951, la mujer tuvo VOZ y VOTO, lo que significó, nada más y nada menos, que a través de la elección de sus representantes, pudieron participar y opinar en los asuntos que les interesaban como sociedad.

-Desde su rol como legisladora ¿De qué forma acompaña a las mujeres?
-Acompaño a las mujeres trabajando para que haya una mayor igualdad en nuestra sociedad. En sentido, creo necesario un cambio cultural que se promueva desde la escuela. Este fue un poco el sentido de la Ley de Educación, cuya comisión especial de tratamiento, tuve el honor de presidir. En esta legislación, en varios artículos se hace hincapié en la necesidad de construir, desde el proceso educativo, una conciencia ciudadana igualitaria. En este sentido, la educación como ámbito de socialización por excelencia, debe formar a las nuevas generaciones en la igualdad, en el respeto por el otro, en la tolerancia y en la convivencia pacífica.

-¿Cómo piensa usted que mira la sociedad a la mujer que hace política?
-Seguimos inmersos en una sociedad que conserva fuertes rasgos de machismo. En este sentido, si hacemos una revisión histórica con el objeto de visualizar la participación de la mujer en política, llegaremos a la conclusión de que ésta fue siempre subestimada. Hecho que se manifestó, y se manifiesta muy especialmente, en el ejercicio de cargos o funciones, donde predomina la consideración de que el hombre tiene mayor capacidad, cosa que no tiene ningún rigor de veracidad. Como lo sostenía anteriormente, es necesario un cambio cultural que nos permita transformar estas concepciones arcaicas que nos estigmatizan.

 

Imagen de portada: Voto femenino en el San Juan de 1928. La nueva Constitución Provincial, sancionada en 1927, habilitó el sufragio para la mujer. Fuente de la imagen: Legislatura de San Juan.