Prohibido olvidar

El 30 de agosto fue declarado por la Organización de las Naciones Unidas Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas. Virginia Rodríguez, docente e investigadora de la Facultad de Arquitectura, conversó con Revista La U acerca de este día. Víctima de la última dictadura cívico militar, forma parte de la Coordinadora de Derechos Humanos de San Juan y es un ejemplo de lucha por esclarecer los delitos cometidos durante ese periodo nefasto.

Por Belén Ceballos

La desaparición forzada se usa como estrategia para infundir el terror en los ciudadanos. La sensación de inseguridad que esa práctica genera no se limita a los parientes próximos del desaparecido, sino que afecta a su comunidad y al conjunto de la sociedad. Además, se ha convertido en un problema mundial que comenzó siendo producto de las dictaduras militares y en hoy día responde a situaciones complejas de conflicto interno, especialmente como método de represión política de los oponentes. Virginia Rodríguez conversó con Revista La U acerca de este día y expresó que la desaparición forzada de personas equivale a una violación total de los derechos humanos, ya que en un Estado de derecho todas las personas tienen la posibilidad de un juicio justo con las garantías constitucionales correspondientes. Por lo tanto, duele pensar que en épocas de dictadura, algunas personas se tomaron la atribución de quitar vidas, hacer desaparecer, secuestrar, torturar, robar niños y bienes económicos sin ningún justificativo.

Virginia Rodríguez, docente e investigadora de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño

Virginia Rodríguez, docente e investigadora de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la UNSJ

Ella aclaró que más allá de la cifra, lo cual es una discusión poco relevante, lo fundamental es entender qué y por qué pasó. En este sentido, dijo que hay que recordar que para imponer un plan económico que beneficiara a una minoría de la sociedad, debieron cometer las atrocidades sociales que se conocen. “Yo pienso que  el NUNCA MÁS y el Estado de derecho como pisos sobre los que se están consustanciando los juicios, es una forma de hacerles pagar por lo que hicieron”, sostuvo Rodríguez.

Por otra parte, Virginia contó que desde hace tres años, en San Juan, están trabajando con el programa de Derechos Humanos de la UNSJ y la Coordinadora de Derechos Humanos, para que se realice el tercer Juicio por Delitos de Lesa Humanidad. El primero que se hizo fue por la apropiación de Tejada,  en el segundo se juzgó la desaparición de Mariana Erize, la muerte de Carbajal y las causas de Margarita Camus. En el tercero se espera que se juzgue la causa Mazzitelli, en la que  aparecen algunos de los 21 miembros desaparecidos de la UNSJ, como García -quien fue presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ingeniería-, Olivensia, Flores, Sánchez, Correa, Olivares, Ibarbe, Arias, Lardone, Rodríguez, Otarola, Andrada, Moyano Herrera, Martínez, Herrero.

Con respecto a las desapariciones forzadas en democracia, Virginia dijo que es un tema en el que se está avanzando mucho, ya que esto no solo ocurre en periodos dictatoriales. “Es un tema que no se puede naturalizar, se necesita dar respuestas a los familiares de las víctimas. Además, estas situaciones dolorosas que son parte de la historia del país merecen atención por parte de todos. No solo les ocurrió a las personas desaparecidas o que estuvieron presas, sino que afectó a la sociedad. Es parte de la dinámica social y no se puede mirar para otro lado. Tal vez, en ese periodo con la participación de los medios de comunicación, que apoyaban el ‘por algo será’, se generó un terror tan grande que generó un gran silencio. Pero a 40 años y con todo lo que sabe, es momento de sentirse parte y comprometerse para que las desapariciones injustas ya no ocurran más”, concluyó la arquitecta.

Virginia considera que la sociedad y los sobrevivientes junto con los organismos de derechos humanos, tienen la obligación afectiva, ética, política y moral de contribuir para esclarecer qué pasó en la época de la dictadura. Además, ella pide a los miembros de la universidad que tengan información, la aporten para las causas de este juicio, ya que hay varios desaparecidos que eran parte de la UNSJ.