El pasaje de una economía del tener a una del ser

El contador Público Martín Traverso presenta por el país su libro “Economía Consciente”. En la UNSJ dijo que “la inspiración y la creatividad nacen por los vacíos de la improductividad”.

Por Fabián Rojas

En su reciente libro “Economía Consciente: la transformación espiritual de la economía que comienza por uno mismo”, Traverso dice: “Estamos presenciando una gran transformación del ser humano, de su propia identidad y de su modo de vida que no es una mera tendencia de una moda new age que apareció allá por los inicios de la década de los noventa, sino más bien el indicio de un cambio de era histórico para la humanidad. Este libro pretende ser un complemento para personas que están atravesando estos cuestionamientos de identidad y de transformación de sus vidas, quienes seguramente encuentren en la economía grandes dificultades para poder ser quienes realmente quieren ser”. Martín Traverso nació en la provincia de Corrientes, es contador Público y estudiante de Filosofía en la Universidad del Litoral. Se define como un “investigador de la unidad” y se enfoca en lo que denomina “homo conciens”, el hombre consciente que supera al homo economicus. Precisamente, de eso habló en su conferencia del Edificio Central de la UNSJ, que organizó la Dirección de Cultura de la Secretaría de Extensión Universitaria de esta Universidad.
Traverso en una parte de la conferencia señaló que la naturaleza se mueve en un equilibrio de opuestos. “Así como la matemática tiene el uno, el dos, el tres, etc., también necesita el cero. Así como la música tiene sus notas musicales, tiene también el silencio. Está el ‘lleno’, pero también está el ‘vacío’”, explicó. Luego alegó que si sólo se vive desde el lleno, desde el hacer, la productividad, “nos falta algo, por ello necesitamos tener momentos de no objetivos”. Así llegó al punto de que “estamos en la economía del hacer”, y lo que “nos cuesta en Occidente es el no hacer”. “Los invito a que en algunos momentos pierdan el tiempo, a que sean improductivos. La inspiración y la creatividad nacen por estos vacíos. Así nos conectamos al ser, porque el ser es en realidad el lleno y el vacío”, definió. //